Reflexiones cristianas

dai.alquerias @ yahoo.es

 

Posiblemente este diario de reflexiones no agrade a nadie. Ni los cristianos ni los no cristianos se sentirán identificados con todo lo que digo, porque defiendo posturas muy variadas.

Hay posiciones de la iglesia católica que me gustan, y otras que no tanto. Quiero a la Iglesia como a mi propia madre, porque ambas me han transmitido la vida (física una, espiritual la otra). Pero ello no implica cerrar los ojos a sus defectos (si los tiene), sino ayudar desde dentro a corregirlos y a mejorar.

Quien sea muy cristiano, que entienda que estas reflexiones buscan una crítica constructiva. Busco la reflexión de cada uno para decidir personalmente en qué dirección hay que remar siempre desde dentro de la Iglesia.

Quien sea poco cristiano ya está avisado: en estas reflexiones intentaré convencerlo con variados argumentos para que se una a esta gran familia. Es lo más bonito que tengo y quiero compartirlo con todos.

 

 

9-4-09 LAS NUMEROSAS CONTRADICCIONES DEL EVANGELIO

10-4-09 RESPETO A LA LIBERTAD PARA NO SER CRISTIANO

11-4-09 ¿DEBERÍAN SER MÁS PARTICIPATIVAS LAS MISAS?

11-4-09 NEGARLE LA COMUNIÓN A LOS PECADORES

12-4-09 ¿AYUNO Y ABSTINENCIA?

12-4-09 LECTURA DEL EVANGELIO

13-4-09 EL ANTIGUO TESTAMENTO

14-4-09 EL NUEVO TESTAMENTO

14-4-09:  EL SEXO, TRATADO EN LOS EVANGELIOS.

16-4-09 El vaticano, accionista de la marca de preservativos Durex.

16-4-09 mi Iglesia no aprovecha las ventajas de la “Sociedad de la Información”

17-4-09 ¿EL CATECISMO AUTORIZA LA EUTANASIA?

17-4-09 ¿Hay gato encerrado en esta vida?

19-4-09 SI DIOS EXISTE, ¿POR QUÉ PERMITE QUE LA VIDA ME TRATE TAN MAL?

19-4-09 GRACIAS A QUE CONOCEMOS LA OSCURIDAD, PODEMOS VALORAR LA LUZ

19-4-09 ¿LAS TENTACIONES DEBEN SER ELIMINADAS?

19-4-09 LOS TRES ENEMIGOS DEL ALMA

19-4-09 LA LUZ Y LA LIBERTAD

17-4-09 EL ESPACIO Y EL TIEMPO

17-4-09 EL SEXO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

17-4-09 LOS HOMOSEXUALES

2-5-09 ¿PUEDE UN SUICIDA IR AL CIELO?

3-5-09 ¿LOS CRIMINALES MERECEN JUSTICIA O PERDÓN?

28-5-09 DEFENSA DE LA NATURALEZA Y LA ECOLOGÍA

4-11-07 Así es como quiero a mi mujer.

30-5-09 MISA LOS DOMINGOS, SÍ

 

9-4-09 LAS NUMEROSAS CONTRADICCIONES DEL EVANGELIO

Imagina que te enseñan una foto de una moneda. Se ve una cara. Te enseñan otra foto de una moneda. Se ve una cruz o algún símbolo. Lo “evidente” es que se trata de de monedas distintas. Aparentemente hay una contradicción si te dicen que ambas fotos corresponden a la misma moneda. Hay que tener una percepción tridimensional de las realidades (más allá de la bidimensional que se muestra en las fotos) para entender que se trata de dos caras de una misma moneda, de dos puntos de vista de una sola realidad.

En el evangelio aparecen ese tipo de contradicciones. Hay quien se agarra a ellas para decir: “Esto demuestra que los evangelios son falsos. Dios no existe porque si es tan perfecto no permitiría que se le conociera por medio de mensajes contradictorios”. Y no continúa indagando.

Otros, por miedo a parecer herejes, se niegan a reconocerlas y repiten: “No hay contradicción. No hay contradicción. No hay contradicción.”

Yo invito a todos los que estén leyendo estas líneas a leer una y otra vez los cuatro evangelios, eligiendo cada día una página al azar. Y buscar ese mensaje escondido, esa Palabra, que está presente en todas esas páginas, en cada una de las parábolas que cuenta Jesús o en los sucesos que le ocurren. Cada contradicción aclarada es una alegría para el cuerpo cuando se descubre.

 

10-4-09 RESPETO A LA LIBERTAD PARA NO SER CRISTIANO

“Dándose cuenta Jesús de que intentaban venir a tomarle por la fuerza para hacerle rey, huyó de nuevo al monte él solo.”(Jn 6, 15)

Parece claro que lo que Jesús quiere no es ostentar el poder. No es gobernar, al modo que lo hacemos los humanos.

La Iglesia de la que formamos parte debe hacer lo mismo si quiere imitar a Jesucristo: dirigir el mensaje individualmente a cada corazón, pero evitar convertirse en rey que gobierna para todos (quieran o no, sean seguidores de Cristo o no). Me parece que esta conclusión está presente a lo largo de los cuatro evangelios, y que Cristo siempre lo tuvo claro: Él podría haber tomado el poder cuando hubiera querido, así como evitar la cruz y la humillación. En la actitud, a veces, de la iglesia católica (de la que formo parte) observo la actitud contraria: se reclaman continuamente al gobierno legítimo medidas para imponer una cultura y un modo de comportarse propios de los cristianos. ¡Pero si para ser buen cristiano hay que tener la ayuda del Espíritu Santo! ¿Cómo pretendemos que todos (incluso los que voluntariamente prefieren ser ateos) sigan un modo de vida libre de pecado?

Cristo siempre respetó la libertad individual de cada uno para seguirlo o rechazarlo. Cristo nunca pretendió que su muchedumbre de seguidores impusiera su voluntad al resto. Cristo nunca tomó medidas para evitar pecados contrariando la voluntad del pecador, sino que dirigió su mensaje para que cada pecador, individualmente, decidiera qué hacer con su propia vida.

Por tanto, medidas que impongan un modo de comportarse cristiano a todos los ciudadanos (sean o no cristianos) son contrarias al ejemplo de Cristo.

La Iglesia, a la que quiero como a mi propia madre, no siempre ha actuado así a lo largo de los siglos. Recemos para que nuestra Iglesia se parezca cada vez más a Cristo, su cabeza.

Por cierto, recemos también para no olvidar todo lo bueno que sí tiene la Iglesia:

*   la queremos porque ha cumplido su principal misión: transmitir el mensaje de Jesús hasta nosotros, veintiún siglos después.

*   la queremos porque en muchos otros asuntos es y será una institución ejemplar. Que los detalles que comento en este blog no empañen la otra realidad. Que no ocurra como en ciertos periódicos, que sólo publican lo escandaloso y lo negativo, creando así en los lectores la creencia de que eso es lo representativo de la iglesia católica.

 

11-4-09 ¿DEBERÍAN SER MÁS PARTICIPATIVAS LAS MISAS?

Si me apunto a una universidad lo que quiero es escuchar al catedrático de turno y aprender de él. No busco aprender de los otros alumnos, que quizá sepan del asunto en cuestión incluso menos que yo. Si hago una práctica en la universidad acerca de realizar un determinado experimento, prefiero que esa práctica haya sido diseñada por los catedráticos de acuerdo a unos objetivos. No me interesaría una actividad práctica diseñada por los propios alumnos salvo que haya estado supervisada por quienes más saben. De forma parecida, en principio no me interesa una misa diseñada por la gente de la calle, entre otras cosas porque sé que la mayor parte de las personas normales se consideran enemigos de la misas.

Veamos otro punto de vista:

Uno de los objetivos de una misa dominical, que se podría resumir en la palabra “comunión”, consiste en que todos los cristianos del mundo celebremos el mismo día (el domingo) un mismo acontecimiento (la resurrección del Señor). Ya que no podemos celebrarlo todos juntos, porque vivimos dispersos por los cinco continentes, por lo menos nos sentimos unidos si celebramos más o menos lo mismo. Aunque en distintos idiomas, que el ritual sea más o menos parecido. Eso une. Expresar las opiniones propias, como hago yo aquí, supongo que está muy bien, pero no une porque cada uno tiene sus propias opiniones. Quizá si esto se hiciera en misa serviría más bien para originar discusiones y para enfrentarnos. Por eso las opiniones individuales de cada uno se deben mostrar en otros foros (como por ejemplo este blog).

¡Qué gusto da celebrar algo! Cuando me reúno con mis compañeros de trabajo para celebrar, por ejemplo, que llega la Navidad olvidamos nuestras discrepancias por un rato y nos unimos con alegría al moderno ritual de la cena de empresa. De la misma manera, para celebrar la resurrección de Cristo lo mejor es escuchar todos juntos, olvidar nuestros particularismos, rezar por absolutamente todo el mundo, y recibir a Cristo (como Palabra al escuchar los evangelios, como Amor al darnos la paz con los desconocidos que tenemos al lado, como Cuerpo siguiendo el mandato de Jesús en la última cena, etc.). Todo eso lo hacemos en la misa, y dejar de acudir implica dejar de sentirse unido al resto de los cristianos en este camino tan duro.

Que todos seamos uno, como pedía Jesús en Jn 17.

 

11-4-09 NEGARLE LA COMUNIÓN A LOS PECADORES

Sufro cuando veo que se le niega la comunión a personas divorciadas. Quizá no tengan más pecados de los que tengo yo, y sin embargo el sacerdote (obedeciendo las circulares que envía el obispo) le niega el cuerpo de Cristo argumentando que estas personas no son dignas de recibirlo. ¡Qué curioso! Cristo se entregó por TODOS, pero sobre todo por los más pecadores. Sin embargo en la iglesia se trasmite el mensaje de que Dios es un bocado demasiado exquisito que no puede ir a parar a los pecadores. No se convida a los pecadores porque no son dignos de recibirlo. ¿Eran dignos todos aquellos que escucharon de la boca de Jesús aquello de “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”?

En el evangelio encuentro muchísimos motivos para pensar que Dios sí quiere entrar en los pecadores (y no olvidemos que la comunión es Dios):

-Cristo, durante su predicación, iba a comer voluntariamente a la casa de los pecadores, se acercaba a ellos, incurría en escándalos e incluso impurezas con tal de “entrar” en los pecadores.

-Cristo, al instituir la eucaristía dijo “Haced esto en memoria mía”. ¿Y qué es lo que hizo? Darle la comunión a un pecador: Judas, que ya tenía planificado entregar a Jesús (Mc 14, 10-11). (No es creíble que Judas se retirara de la cena antes de la institución de la eucaristía porque los evangelistas Mateo, Lucas y Marcos no dicen nada de ello. Dichos evangelistas emplean la palabra TODOS (“tomad y comed TODOS de él...”) y habría sido imperdonable omitir un detalle tan sumamente esencial si Judas se hubiera retirado habiendo dicho antes que allí estaban todos. En el evangelio de Juan no aparece la institución de la eucaristía, por eso no se puede deducir si fue antes o después el momento en el que Judas se fue.)

En definitiva, si Cristo entregó su vida por esa pobre divorciada despreciada y abandonada por su marido que intenta recomponer su vida con otra persona y que acude a comulgar porque quiere la ayuda de Dios ¿quién soy yo para juzgarla? (Lc 6, 37) Y, aunque la juzgara culpable, ¿quién soy yo para negarle un sacramento mientras “Dios hace caer la lluvia sobre justos e injustos” (Mt 5, 45)?

Hay curas que se amparan en el siguiente texto de San Pablo. Yo no creo que se pueda aplicar en estos casos:

“Por tanto, quien coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor.

Examínese, pues, cada cual, y coma así el pan y beba de la copa.

Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propio castigo.” (1 Corintios 11, 27-29)

El resto de dicho capítulo 11 habla de asuntos que no se pueden extrapolar a todas las situaciones. Se habla en él del tema de si las mujeres deben llevar o no el pelo largo, de si los hombres se deben cubrir la cabeza, de que quien tenga hambre que coma en su casa lo que quiera antes de ir a celebrar la Cena con el resto de la comunidad cristiana (lo que iría en contra del actual mandato eclesiástico de abstenerse totalmente de comer una hora antes de la misa).

No pretendo por tanto que extrapolemos a nuestra situación actual los mandatos de las cartas de San Pablo. Van dirigidos a comunidades cristianas concretas y siguen siendo interesantes y esclarecedores para nosotros. Se debe reflexionar y aprender con las cartas de San Pablo, pero no se deben equiparar a los mandatos de Jesucristo, que sí van dirigidos a todos los cristianos de todos los siglos venideros.

Además no queda claro a qué se refiere San Pablo con lo de comer o beber indignamente. No parece referirse a que lo digno sea estar libre de pecado en ese momento sino a no distinguir de qué se trata o a comer cada uno lo suyo en esas celebraciones dejando a otros pasar hambre. En cualquier caso, que cada uno lea el capítulo 11 de San Pablo y reflexione si no estará la iglesia exagerándolo hasta el punto de enfrentarse al mensaje de caridad de los evangelios.

 

12-4-09 ¿AYUNO Y ABSTINENCIA?

Voy a poner algunos ejemplos de sacrificios que la gente de hoy día realiza para adorar a otros dioses:

*  Por adorar a la belleza (?) se practican tatuajes (que comprometen de por vida) o dolorosos piercings. A cambio, el practicante de esta moderna religión se siente feliz y guapo.

*  Por tener un cuerpo perfecto (?) se pasan horas y horas en el gimnasio. Según los expertos, la salud no se alcanza mediante los excesos, y el exceso de pesas, batidos de aminoácidos y actividad física que realizan muchas personas no conduce a una vida más larga ni más saludable que la realización de un ejercicio moderado. Es un culto al cuerpo que conlleva grandes sacrificios, aunque no dudo que lo hacen a gusto.

*  Hoy día para mí salir de marcha consiste en cenar fuera y luego aguantar no más de un par de horas bailando por ahí antes de volver a casa. Pero hace unos años los sábados por la noche era capaz de cenar en casa, acostarme a dormir un poco y levantarme a las 12 por haber quedado con los amigos a la 1. Supongo que sería más práctico que la marcha se realizara de día: más luz, comercios abiertos (no sólo los bares), autobuses circulando, etc. Pero yo disfrutaba, como todo el mundo, con esa extravagancia. Buscaba integrarme con la gente de mi generación. Disfrutaba sin importarme si dormía poco o pagaba los cubatas más caros que por el día.

*  ¿Quién no disfruta sacrificándose por una novia? Se la quiere tanto que no se sufre al comprarle regalos caros o al renunciar a otros asuntos por estar con ella. Yo, cuando empezaba con Marisol, viajaba con gusto a 700 km. de mi casa los fines de semana por estar unas horas con ella.

*  Por un equipo de fútbol, el aficionado es capaz de sufrir, mojarse los días de partido lluvioso, soportar atascos, pagar abonos y entradas caros... Y no es un sacrificio porque se disfruta con ello.

Lo complicado de ser cristiano es amar al enemigo, tratar a los demás como nos gustaría ser tratados a nosotros y seguir rezando y reflexionando todos los días para aclarar nuestra fe. Lo de ir a misa los domingos o abstenerse de comer carne los viernes de cuaresma es en realidad un sacrificio muy pequeño comparado con los que hacemos a diario por otros motivos. La gente que se queja en voz alta de lo inútiles que son estos sacrificios, ¿que harán cuando tengan un compañero de trabajo odioso necesitado de cariño? ¿o una esposa infiel porque no se siente querida dentro de casa?

De todas maneras, no veo que el ayuno/abstinencia sea algo fundamental en mi fe cristiana. Voy a explicarlo sin deducir que el ayuno/abstinencia sea algo malo:

Cuando Jesús se refiere al tema del ayuno (por ejemplo en Mt 6, 16-18) no parece centrase en la obligatoriedad de ayunar. Nunca da un mandato en esa dirección (mientras sí da muchos en el sentido de amar a los enemigos, desprenderse de las ataduras hacia los bienes materiales o dejar de poner cargas pesadas sobre el pueblo (refiriéndose a las jerarquías eclesiásticas)). Él da ejemplo de ayuno cuando va al desierto a rezar. Me parece percibir el mensaje de que si se ayuna, que sea algo voluntario y alegre. ¿Es bonito regalar un ramo de flores a una novia, aunque las flores en un ramo parezcan inútiles? Pues igualmente los sacrificios sólo son bonitos si salen del corazón. Entiendo perfectamente a la gente que dice que le parece fatal que la iglesia nos obligue a hacer ayuno y abstinencia en cuaresma. O a la que dice que le parece inútil.

 

 

Biblia, descompuesta en sus partes: Antiguo y Nuevo Testamento12-4-09 LECTURA DEL EVANGELIO

Doy un consejo a cualquiera que esté leyendo estas líneas: que lea el evangelio cada día un ratito. Sentirás que, con independencia del pasaje que hayas elegido al azar, extraes un mensaje personal dirigido a ti. Además perfilarás cada día mejor cómo es Dios, cómo es el Amor. Y te enamorarás más conforme lo vayas conociendo mejor.

 

13-4-09 EL ANTIGUO TESTAMENTO

No recomiendo a todo el mundo el antiguo testamento: los mandamientos que aparecen en él -por ejemplo, no comer sangre (Levítico 17, 10 por ejemplo), aislar a los leprosos (Levítico 13, etc), no acercarse a la mujer (supongo que sexualmente, no sé) durante la menstruación, y cientos de mandamientos más- no se pueden aplicar a nosotros los cristianos. Forman parte de un diálogo entre Dios y su pueblo elegido. Dios a veces ayudaba, a veces ponía condiciones, a veces revelaba más datos acerca de sí mismo y lo que pretendía, y casi siempre recibía traiciones y desviaciones por parte de los judíos. Hay que entender que ese conjunto de revelaciones parciales, de mandamientos y de alianzas forman parte de esa historia de amor mutuo, de esa evolución de la relación entre Dios y el pueblo judío. No está dirigido a nosotros.

Sí hay que leer del antiguo testamento para:

-         contextualizar y comprender correctamente la vida y mensaje de Jesucristo.

-        descubrir que todo lo que aparece en el antiguo testamento son pistas que apuntan en una dirección: Jesús

Leer del antiguo testamento puede ayudar a entender algo mejor cómo es Dios, pero hay que asumir que en esos libros tan sumamente antiguos Dios se va mostrando poco a poco:

En los libros más antiguos de la Biblia, redactados varios siglos antes del nacimiento de Jesucristo, los judíos eran muy primitivos desde el punto de vista religioso y cultural (politeísmo, adoración de ídolos...). No habrían entendido un concepto de Dios tan simple como Dios=amor. No habrían hecho caso porque lo que buscaban en los dioses eran otras cosas. Por eso Dios se va revelando poco a poco: primero se centra en aclarar que es un Dios poderoso, que es clemente, que es cumplidor de sus compromisos, que se interesa por su pueblo, que es único... Todo esto se va mostrando poco a poco. No debemos buscar a Dios en aquella época con la claridad e integridad con la que nos lo muestra Jesucristo.

Voy a intentar aclarar esto:

¿Por qué en muchos pasajes del Antiguo Testamento, Dios apoya guerras y derramamientos de sangre en lugar de enseñar el sometimiento silencioso que nos mostrará Jesús en su pasión? Yo entiendo que es porque Dios está centrado aún en aclarar otros conceptos más básicos como el de su fidelidad a Israel o el de su poder por encima de todos los otros dioses e ídolos.

En definitiva, mucho cuidado con aprender al pie de la letra directamente del antiguo testamento. El A.T. debe entenderse como un prólogo a los evangelios que sólo se debe leer a la luz del nuevo testamento.

A veces leeremos un mensaje en el antiguo testamento y el mensaje contrario en alguno de los cuatro evangelios. Nos vamos a encontrar con muchas contradicciones así, y hay que resolverlas eligiendo la enseñanza de Jesucristo del evangelio. Ese es por fin el mensaje definitivo dirigido a nosotros sin adaptaciones al pueblo judío.

 

14-4-09 EL NUEVO TESTAMENTO

En el Nuevo Testamento no hay que dar, en mi opinión, la misma consideración a los cuatro evangelios (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) que al resto (hechos de los apóstoles, cartas de apóstoles y apocalipsis). Los evangelios muestran un mensaje dirigido a nosotros. El propio Jesús lo dice: “Yo soy el camino”, “Seguidme a mí”, etc. Las parábolas que cuenta y las casualidades que le ocurren tienen siempre un significado que debemos deducir y meditar. Debemos, mirándole a Él tal como está descrito en esos cuatro evangelios, conocer y apreciar a Dios. Y, si nos gusta lo que vemos, ese Dios que se entrega totalmente, entonces el corazón nos pedirá que nos impliquemos más. Y también querremos conocerlo mejor leyendo más en el evangelio.

Los otros libros y cartas del Nuevo Testamento muestran aspectos más parciales y mandamientos más concretos dirigidos a comunidades cristianas concretas. Voy a aclararlo con un ejemplo:

“Y toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta a su cabeza; es como si estuviera rapada.

Por tanto, si una mujer no se cubre la cabeza, que se corte el pelo. Y si es afrentoso para una mujer cortarse el pelo o raparse, ¡que se cubra!“ (I Corintios 11, 5-6)

Es evidente que este mandamiento no se debe aplicar hoy día. Ni siquiera la jerarquía católica lo toma en serio.

Un seminarista me explicó hace muchos años algo así como que en Corinto había mucha prostitución, y las prostitutas se diferenciaban por llevar el pelo suelto o no sé de qué manera. Total, que allí el llevar el pelo de una manera o cubrirse tenía un significado diferente de la insustancialidad que hoy día tiene para nosotros ese detalle.

Yo, la conclusión que extraigo es la siguiente: en las cartas de los apóstoles aparecen mandamientos que aplican las enseñanzas de Jesús a pueblos concretos y situaciones concretas, mezclados con otros mandamientos que sí van dirigidos a todos. ¿Cómo distinguir unos de otros? Todos hay que considerarlos como mínimo interesantes porque algo llevan de razón y de aplicabilidad, aunque haya que esforzarse por entenderlos en su contexto histórico. Pero sólo los que encajen con el mensaje de Jesucristo en los evangelios deberán aplicarse al pie de la letra. Lo digo porque hay algunos mandamientos en las cartas de San Pablo que muestran contundencia en temas en los que Jesucristo era más flexible. Por ejemplo, leed 1 Corintios 5, 1-5. Suena a cruel condena a muerte de un pecador. Leyendo el resto del capítulo, San Pablo parece defender la idea de que simplemente se expulse a los malvados fuera del grupo de los cristianos, pero las palabras empleadas en el versículo 5 están entonces mal elegidas, porque parece demasiado claro que hablan de matar al acusado.

En resumen, que encontraremos a Dios más claramente y mejor descrito en los cuatro evangelios que en el resto del Nuevo Testamento. Así, por lo tanto, leamos los cuatro evangelios hasta que conozcamos suficientemente bien cómo es Dios.

 

14-4-09:  EL SEXO, TRATADO EN LOS EVANGELIOS.

Si preguntamos por ahí fuera a la gente lo que les sugiere la palabra pecado, la mayoría pensará en el sexo.

Si preguntamos por las prohibiciones que más repite la jerarquía de la iglesia católica, la mayoría de los encuestados pensará en sexo: que los obispos prohíben todo lo relacionado con el sexo.

Poca gente recuerda a los obispos pidiéndonos que amemos al prójimo como a nosotros mismos, o que defendamos la paz, o que defendamos la naturaleza al entenderla como patrimonio de toda la humanidad en lugar de malgastar egoístamente los recursos.

En los evangelios yo percibo un enfoque distinto por parte de Jesús. Las críticas más duras se dirigen contra los hipócritas y religiosos (fariseos) por quedarse en la superficialidad de la religión sin entender la raíz: el amor. La mayor parte de los sermones hablan de descubrir un nuevo enfoque de la vida, de descubrir el amor de Dios y dejarse llevar. Sólo unos pocos pasajes hablan de sexo y en todos ellos me da la impresión de que el sexo es algo secundario, de forma que lo que realmente justifica esas palabras es algún problema de tipo social.

Por ejemplo, las críticas de Jesús al divorcio están más que justificadas porque en los divorcios hay engaño y se generan sufrimientos. ¿Qué matrimonio va a volcarse en amar a su cónyuge de forma totalmente desprendida si todo lo invertido se puede volatilizar alegremente en cualquier momento? Amar sin divorcio es regalar estabilidad y tranquilidad al cónyuge.

La intervención de Jesús para evitar la lapidación de una adúltera (a pesar de que encajaba con la Ley del antiguo testamento) está en mi opinión justificada para enseñarnos lo que es el perdón y la misericordia.

En el adulterio se engaña al cónyuge y se propicia la ruptura del matrimonio, en la fornicación se propicia el nacimiento de hijos sin padre conocido (recordemos que en aquella época no abundaban los métodos anticonceptivos) así que es una irresponsabilidad de consecuencias sociales perjudiciales para el prójimo, por lo que debía evitarse.

En Mt 22, 24 le preguntan por el levirato. Su respuesta consiste en quitarle importancia al tema de cara a la vida eterna. ¡Claro! Si la pregunta es ¿de quién será esa mujer en la vida eterna? es que hay un ánimo de avaricia y de posesión, con lo que la respuesta debe ir encaminada a que seamos más desprendidos. Siempre la doctrina sexual de Jesús es la doctrina del amor desprendido que se aplica al sexo como se aplicaría a cualquier otro ámbito de la vida.

 

La famosa frase de “Todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón” (Mt 5, 28) no creo que busque criminalizar a toda la humanidad sino explicar que lo malo del pecado es su raíz, sus intenciones, la falta de amor. Esa es la clave que nos va a permitir diferenciar qué acciones son malas y cuáles no. En lugar de mirar la letra pequeña de la Ley (como hacían los judíos) hay simplemente que buscar el amor en cada una de nuestras acciones. Cristo no propone un listado de prohibiciones y obligaciones (muchos cristianos hoy día sí quieren ese listado y aplicarlo a rajatabla de manera quisquillosa). Cristo propone un mandamiento muy sencillo (amar) y está en nuestra libertad, flexibilidad y capacidad de razonar el aplicarlo en cada una de nuestras acciones.

Respecto al sexo debo aclarar tres cosas:

-         por lujuria se comenten muchas barbaridades y se hace mucho daño: hay que controlarla.

-      en el sexo se tocan intimidades muy delicadas de la persona, de ambos. No hay más que ver la cantidad de dudas y tormentos que se publican en los consultorios sentimentales de las revistas para convencernos de que es un tema muy delicado en el que se puede hacer mucho daño sin darnos cuenta. Por tanto: andar con pies de plomo en temas sexuales.

-   la fornicación fuera del matrimonio sin preservativo y sin compromiso de asumir la propia responsabilidad ante posibles embarazos es una actitud muy egoísta y que puede hacer mucho daño a la mujer. Está más que justificado por tanto que hace veinte siglos se dijera tajantemente: fornicación no. (Aparte de los embarazos están también los riesgos de tipo sentimental y afectivo, pues compartir la intimidad sin asumir un compromiso crea una sensación de vaciedad dañina).

Que cada cual saque sus conclusiones. La mía no sería prohibir todo tipo de sexo antes del matrimonio, pero tampoco tomarlo como un juego.

 

16-4-09 El vaticano, accionista de la marca de preservativos Durex.

Imaginen que una congregación religiosa o una diócesis se desprende de unos terrenos que ya no necesita (donados por algún particular hace muchas décadas). ¿Qué debe hacer con esa gran cantidad de dinero que obtiene bruscamente? (Vamos a imaginar que en todos los pasos de esta suposición se toman las decisiones perfectas, sin que sea criticable ninguna de ellas, y al final veremos que de todas maneras la Iglesia saldrá criticada).Un fin muy legítimo sería dedicar ese dinero a obras de caridad, por ejemplo construcción de un comedor social para inmigrantes. En ese ejemplo, como el dinero tendría que guardarse hasta que se efectuara dicha construcción ¿dónde se guardaría? ¿Debajo de una losa?

- No: lo sensato sería llevarlo a un banco.

Cuando se haya ingresado el dinero en cualquier banco con toda seguridad el director se pondrá en contacto con el administrador de la iglesia para proponerle algún producto financiero más rentable (y lo más rentable hoy día son los fondos de inversión combinados). El director de banco le dirá “Con este dinero podrán ustedes construir un comedor social de 7 habitaciones, pero si lo invierte ahora en un buen fondo de inversión, cuando lo vaya a retirar dentro de un par de años tendrá dinero para construir el comedor social de 8 ó más habitaciones”. ¿Qué decisión sería la sensata?

Supongo que hacer caso al director de banco y meter el dinero en uno de esos fondos en los que el dinero cambia de unas inversiones a otras movido por brokers buscando cada día la mayor rentabilidad.

Entonces el siguiente capítulo es la publicación de una noticia en El País, cadena Ser u otro medio poco afín a la Iglesia contando sólo la mitad de la realidad: “Una o dos diócesis españolas tienen inversiones en la principal empresa fabricante de preservativos, lo cual demuestra una vez más su hipocresía”.

Al día siguiente, el obispo correspondiente se documenta, se asegura de que ya no queda ni un céntimo invertido en dicha empresa para a continuación dar una rueda de prensa informando de que actualmente ya ha sido corregida tal situación.

Los medios responsables de la noticia, en lugar de limitarse a informar de esta rueda de prensa, rodearán la noticia de dudas sobre todo lo imaginable, tales como “y sin embargo la Iglesia no aclara cuándo se desprendió de esa inversión” o “este escándalo que ha obligado al obispo a salir de su silencio se viene a sumar a los innumerables que ya existen”.

El paso siguiente es que el rumor se va extendiendo y deformando por webs poco documentadas y blogs. La noticia se acaba convirtiendo en “el hecho conocido por todo el mundo de que el Vaticano es uno de los principales accionistas de Durex”.

He exagerado algo esta historia para hacerla más fácil de comprender, pero a continuación aporto los enlaces a la noticia que se publicó en los medios del grupo Prisa, su “desmentido” en el que hasta el titular lleva a continuación un subtítulo buscando quitarle fuerza, y un enlace a una de las webs en las que se constata que la leyenda urbana sigue creciendo. El origen del dinero no sé cuál sería pero sin duda que si los ingresos de la iglesia fueran gastados instantáneamente (mandándolos a las misiones, por ejemplo) también se nos criticaría por no saber ahorrar y por no saber un mínimo de economía para administrar el dinero.

 

http://www.cadenaser.com/sociedad/articulo/iglesia-invierte-dinero-multinacional-fabrica/csrcsrpor/20080305csrcsrsoc_5/Tes

 

 

http://www.cadenaser.com/sociedad/articulo/arzobispado-madrid-asegura-tiene-dinero-invertido-empresas-fabriquen-anticonceptivos/sernotsoc/20080306csrcsrsoc_7/Tes

 

En la siguiente web publicada en marzo de 2009 aparece la frase “La Iglesia Católica con el estado Vaticano a la cabeza tiene muchísimas acciones invertidas en los condones Durex...”

http://www.alicantevivo.org/2009/03/el-papa-el-lince-y-el-condon.html

 

16-4-09 mi Iglesia no aprovecha las ventajas de la “Sociedad de la Información”

En el artículo anterior critico mucho a los medios de comunicación, pero también en la Iglesia Católica deberíamos ponernos las pilas: por caridad hacia los lectores de los medios de comunicación en los que se desinforma, la Iglesia debería dar más comunicados de prensa oficiales en los que se aclaren con datos concretos muchas de las leyendas negras que se nos atribuyen. Mucha gente piensa, por ejemplo, que cualquier obispo gana y derrocha mucho dinero. Supongo que no es así, pero yo no puedo refutarlo con datos concretos. Tengo oído que nuestro obispo gana el mismo sueldo que el más humilde cura de la diócesis, y eso daría buena imagen que se supiera pero... hace falta un buen gabinete de prensa que lea todos los periódicos y replique con claridad y datos a las noticias manipuladas antes de que se popularicen.

Sería una buena obra. Los lectores y seguidores de todo tipo de medios de comunicación que buscan la verdad no se merecen que los despreciemos guardando silencio mientras otros divulgan datos incompletos.

 

 

17-4-09 ¿EL CATECISMO AUTORIZA LA EUTANASIA?

En 1992 Juan Pablo II terminó un trabajo de bastantes años: completar un catecismo que agrupaba en un solo libro toda la doctrina católica. Hasta entonces los catequistas y sacerdotes se encontraban con dudas continuamente: al leer los Evangelios parecían entender una cosa, pero la tradición católica a veces interpretaba otra cosa, o incluso en distintas partes del mundo la iglesia católica decía cosas opuestas. Había que unificarlo todo.

A mí no me gusta este catecismo, porque se empeña en clasificarlo y etiquetarlo todo. En los evangelios me parece entender que Jesús está harto de lo complicadas que se hacían las cosas en el judaísmo, perdiéndose en superficialidades y olvidando lo esencial (el amor desinteresado). Jesús intenta simplificarlo todo. Todas sus enseñanzas, ejemplos y su propia vida están destinados a que veamos cómo es ese amor del que nos habla y que resume todo su mensaje.

En el catecismo veo lo contrario: un desglose en miles de mandamientos, obligaciones y prohibiciones intentando abarcar todos los casos posibles. Se supone que a partir de ahora en cualquier parte del mundo cuando a un cura o catequista se le pregunte por un asunto complicado, no debe dar su propia opinión sino remitirse a lo que dice este catecismo. En casa de mis padres, en Murcia, lo tengo en mi estantería porque lo compré en 1992. El otro día me lo descargué de internet, y así resulta más práctico para hacer consultas.

Pienso que en la realidad los problemas suelen ser más complejos y uno tiene que estar preparado para tomar sus propias decisiones, sin que siempre todo se pueda encasillar en alguno de los párrafos que aparecen en el catecismo.

Una ventaja del catecismo es que si haces lo que ahí se dice nadie en la iglesia católica te podrá decir que estás actuando mal (aunque en mi opinión también tienes que hacer caso a tu conciencia).

Un día, andando por Cabecicos, mi cuñada enfermera sacó el tema de la eutanasia. Me imagino que cuando se vive tan de cerca el dolor y el sufrimiento terminal se perciben de manera distinta los límites entre el asesinato y la obra de caridad.

Casi todo lo que se oye decir últimamente a la Iglesia Católica es que colaborar en una eutanasia es un crimen tremendo. Sin embargo, pego a continuación el capítulo entero que habla sobre la eutanasia. He subrayado especialmente el párrafo 2278 porque no parece encajar en lo que tanto se repite en los medios de comunicación como postura oficial de la Iglesia.

La eutanasia

2276 Aquellos cuya vida se encuentra disminuida o debilitada tienen derecho a un respeto especial. Las personas enfermas o disminuidas deben ser atendidas para que lleven una vida tan normal como sea posible.

 

2277 Cualesquiera que sean los motivos y los medios, la eutanasia directa consiste en poner fin a la vida de personas disminuidas, enfermas o moribundas. Es moralmente reprobable.

 

Por tanto, una acción o una omisión que, de suyo o en la intención, provoca la muerte para suprimir el dolor, constituye un homicidio gravemente contrario a la dignidad de la persona humana y al respeto del Dios vivo, su Creador. El error de juicio en el que se puede haber caído de buena fe no cambia la naturaleza de este acto homicida, que se ha de proscribir y excluir siempre.

 

2278 La interrupción de tratamientos médicos onerosos, peligrosos, extraordinarios o desproporcionados a los resultados puede ser legítimo. Interrumpir estos tratamientos es rechazar el "encarnizamiento terapéutico". Con esto no se pretende provocar la muerte; se acepta no poder impedirla. Las decisiones deben ser tomadas por el paciente, si para ello tiene competencia y capacidad o si no por los que tienen los derechos legales, respetando siempre la voluntad razonable y los intereses legítimos del paciente.

 

2279 Aunque la muerte se considere inminente, los cuidados ordinarios debidos a una persona enferma no pueden legítimamente ser interrumpidos. El uso de analgésicos para aliviar los sufrimientos del moribundo, incluso con riesgo de abreviar sus días, puede ser moralmente conforme a la dignidad humana si la muerte no es buscada, ni como fin ni como medio, sino solamente prevista y tolerada como inevitable. Los cuidados paliativos constituyen una forma privilegiada de la caridad desinteresada. Por esta razón deben ser alentados.

 

17-4-09 ¿Hay gato encerrado en esta vida?

Si me pongo en medio de una pista de baloncesto, le doy una patada al balón con los ojos cerrados y lo cuelo dentro de la canasta que tengo 20 metros detrás de mí, un escéptico dirá “¡Qué casualidad más asombrosa!”.

Si vuelvo a intentarlo por segunda vez y vuelvo a colar la pelota por la canasta, el escéptico que me ve repetirá “¡Asombroso, pero puede ser simple casualidad!”.

Si repito el experimento 30 veces y vuelvo a meter la pelota, el escéptico puede decir lo que quiera, pero yo creo que el sentido común lleva a pensar que ahí hay algo más que casualidades: que hay “gato encerrado”, que hay un “truco”.

Los escépticos nos llaman “crédulos” a los cristianos, despectivamente, como si creyeran que su postura de despreciar todo lo que no sea ciencia demostrada es más sensata que la nuestra.

Pensemos en un ojo humano. En su interior tiene una retina, un cristalino y otros muchos componentes totalmente distintos unos de otros, todos imprescindibles para una correcta visión. Si la retina estuviera situada unos milímetros más atrás o más adelante ni dicha retina ni el resto de componentes del ojo servirían de nada.

Siguiendo la teoría de la evolución de las especies de Darwin, los órganos de nuestro cuerpo proceden de mutaciones que dieron lugar a descendientes más evolucionados y capacitados que sus antepasados. Si una mutación da lugar a un deterioro o a la creación de un órgano inútil, ese órgano inútil se atrofia y desaparece al cabo de varias generaciones. Sólo los órganos útiles para algo se conservan, como lo demuestra el hecho de que ni uno sólo de los órganos de nuestro cuerpo resulta inútil.

¿Qué mutación se produjo antes, la que dio lugar a la retina o la que dio lugar al cristalino? No es creíble pensar que se produjeron simultáneamente porque son dos órganos totalmente diferentes el uno del otro. Si se produjo antes la mutación que daba lugar a la córnea, sin cristalino etc. no servía de nada por lo que habría desaparecido. Y un cristalino sin cornea a la distancia justa y con un globo ocular transparente por en medio tampoco serviría de nada y por tanto se atrofiaría al cabo de varias generaciones.

La perfección con la que está construido un ojo humano, más perfecto que la mejor cámara digital actual que el ser humano es capaz de construir no demuestra nada en relación a la existencia de Dios. Puede perfectamente haber salido así por casualidad. Pero hay que ser crédulo (por lo menos tan crédulo como se dice que somos los cristianos) para pensar que la casualidad lo explica todo.

 

19-4-09 SI DIOS EXISTE, ¿POR QUÉ PERMITE QUE LA VIDA ME TRATE TAN MAL?

¡Qué pesimistas somos a veces, al mirar sólo la falta de amor que aún hay!

Creo que todo el mundo conoce esta fábula: un optimista y un pesimista que iban por el desierto encuentran una botella de agua llena hasta la mitad. El optimista dice: "¡Qué bien, una botella medio llena!". El pesimista dice "¡Qué mal, una botella medio vacía!".

Pienso que si en vez de dar gracias a Dios por la luz del día, por la vida o por tener la posibilidad de amar en libertad nos dedicamos sólo a quejarnos por el odio y demás desgracias que hay por el mundo, quizá nos estamos comportando como ese pesimista. ¡Así es lógico que nos parezca pequeño el amor de Dios!

 

19-4-09 GRACIAS A QUE CONOCEMOS LA OSCURIDAD, PODEMOS VALORAR LA LUZ

Quizá esa sea una explicación de por qué Dios permite que exista en el mundo el odio, el desprecio y la falta de amor. Así podemos valorar el amor, porque conocemos sus alternativas. Así, también, podemos elegir con libertad.

Supongamos que en una isla sólo vivimos dos personas. Un día mi único compañero me dice: “Eres mi mejor amigo, a nadie aprecio más que a ti.”. ¿Tiene algún valor esa afirmación? ¿Le daremos un premio por haber dicho eso? ¡Si no tenía otra alternativa!

Supongamos que existen dos caminos que pueden llegar a una meta pero sólo uno es correcto. Elijo el camino correcto porque es el único visible (el otro camino estaba escondido para que yo no lo encontrara). ¿Merezco un premio por haber elegido bien? ¡Si no se me ha dado la oportunidad de equivocarme!

 

19-4-09 ¿LAS TENTACIONES DEBEN SER ELIMINADAS?

Cristo sufrió tentaciones. Algunas de ellas aparecen reflejadas en los evangelios. Creo que Cristo salió fortalecido después de enfrentase a ellas, pero supongo que eso es una opinión personal mía. Lo que es indiscutible es que sufrir tentaciones no implica pecar. Que si Dios programó que Cristo sufriera tentaciones en su vida terrenal es porque deben tener algo bueno (servir de ejemplo, fortalecer el espíritu, permitir la valoración de lo bueno por contraposición a lo malo manifestado en las tentaciones, etc... no sé cuál será la respuesta, pero algún motivo habrá).

Cristo se acercaba a los pecadores, iba incluso a comer a sus casas sin miedo a “contaminarse”. Creo que esa es la clave: debemos tomar contacto con el mundo pero sin dejarnos contaminar, para que así el mundo se pueda contagiar de nuestro amor y nuestro buen rollo. Aislarnos del mundo para evitar padecer tentaciones no creo que sea lo que Cristo habría hecho si estuviera en nuestro lugar.

Lo más fácil para no pecar es quedarse encerrado en casa, pero me da la impresión de que ese no es el camino marcado en los evangelios. Quizá padecemos una tradición católica de considerar que el mundo está formado por pecados y la religión es sólo una lista de prohibiciones que debemos acatar si queremos ir al cielo. Al contrario, el mundo está formado por oportunidades de amar y la religión nos muestra algunos de los muchos caminos para hacerlo.

 

 

19-4-09 LOS TRES ENEMIGOS DEL ALMA

Los catecismos tradicionales nos decían: «Los enemigos del alma son tres: el mundo, el demonio y la carne». O sea (en interpretación mía): los malos ejemplos que recibimos de los demás, las tentaciones que nos sugerimos nosotros mismos (¿o es el demonio quien nos las sugiere?) y la sensualidad de los placeres materiales (no únicamente los sexuales).

Pero para vencer a un enemigo la estrategia correcta es conocerlo, prepararse para la batalla y finalmente enfrentarse a él. Así que contra estos tres enemigos del alma la solución no va a ser salir corriendo. Oración, reflexión, lectura de los evangelios, aprender de la experiencia de nuestra madre la Iglesia y... ¡salir afuera sin miedo!

 

19-4-09 LA LUZ Y LA LIBERTAD

Supongamos que estoy en una habitación llena de peligros pero está la luz apagada. Al no ver los peligros creo que soy libre para moverme en cualquier dirección. ¡Me siento libre!

Supongamos ahora que encienden la luz. Veo los peligros, me atemorizo y siento que no soy tan libre como creía, porque hay unas cuantas direcciones que no puedo tomar. De todas maneras, creo que en este segundo supuesto, aunque me sienta menos libre, es con luz como se tiene la auténtica libertad. Sólo con luz hay verdadera libertad.

Dos consecuencias se extraen de este ejemplo:

*  Cristo nos da la libertad porque nos hace abrir los ojos por fin, y darnos cuenta de la realidad, de lo falso y vacío que es el mundo si nos basamos sólo en la superficialidad.

*  ¡No a la censura! ¡La información y la luz siempre es preferible a la oscuridad, aunque sea desagradable lo que se ve! En general a lo largo de la historia cuando la iglesia y los cristianos hemos tenido autoridad, hemos implantado censuras, controlado la información que recibe la gente (en principio adulta) y promulgado prohibiciones y decretos que obligan a todos (también los no cristianos) a comportarse de acuerdo con la moral cristiana (con la excusa muchas veces de “no escandalizar” a los cristianos).

 

 

17-4-09 EL ESPACIO Y EL TIEMPO

Dios ha creado el espacio y el tiempo. Está fuera de ello, por eso la ciencia no puede encontrarlo.

Imaginemos un dibujante pintando una historieta de muchas viñetas. En las primeras viñetas los protagonistas viven un problema y no tienen ni idea de cómo lo van a resolver. En las viñetas siguientes el problema inicial va acarreando consecuencias sobre la historia. En las últimas viñetas los protagonistas por fin solucionan el problema.

El dibujante está fuera. Puede ver toda la historia entera en un segundo, puede percibir la evolución psicológica de los personajes y puede reírse de que los personajes intenten buscar explicaciones a su realidad ¡sin poder salirse de sus viñetas!

Me imagino que así es como Dios, el Creador, nos ve. A veces nos ponemos a investigar el big-bang con el que se inició el universo y pretendemos que eso demuestra que Dios no existe, que el mundo se ha creado a sí mismo. A veces miramos al cielo y, al ver sólo aviones y estrellas creemos que eso demuestra que Dios no está ahí donde los antiguos dijeron que estaba. Todos estos ejemplos son iguales a lo que ocurre si los personajes de un comic se ponen a buscar al dibujante en la primera viñeta o en la última. No lo encontrarán ni lo podrán comprender nunca, desde su mundo bidimensional.

Nosotros estamos también “enjaulados” en el espacio y el tiempo, del que no podemos salir. Todos nuestros razonamientos se basan en comparar y relacionar conceptos que hemos experimentado previamente. Todo nuestro vocabulario describe realidades que existen en el espacio y el tiempo. ¿Cómo será Dios, si lo ha creado todo desde fuera? La única manera de conocerlo sería que se acercara a nosotros, que se materializara de alguna manera en nuestra historia.

Bien, Dios ya ha dado ese paso de darse a conocer. Las palabras que lo describen llevan veinte siglos en los evangelios.

No se me ocurre mejor manera de explicar esto (que Dios lo ha creado todo, incluso el espacio tridimensional y el tiempo) hace más de 10 siglos que la manera en la que lo explica el cap. 1 del Génesis o el capítulo 1 del evangelio de S. Juan. A partir de esas explicaciones hoy podemos sacar nuestras conclusiones y el mensaje igualmente que hace 20 siglos. Ese es un éxito que el actual lenguaje pomposo de la ciencia no se puede atribuir: el explicar cómo es Dios y cómo son las cosas importantes de manera que se puedan comprender a lo largo de muchos siglos y mentalidades diferentes.

 

17-4-09 EL SEXO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

Muchas conductas sexuales establecidas en el antiguo testamento están desautorizadas actualmente. Por ejemplo:

         El repudio de un marido a su esposa “porque no halle gracia a sus ojos” está autorizado en Deuteronomio 24, 1 pero Jesucristo lo desautorizó claramente (Mc 10)

         Deuteronomio 25,5:”Si unos hermanos viven juntos y uno de ellos muere sin tener hijos, la mujer del difunto no se casará fuera con un hombre de familia extraña. Su cuñado se llegará a ella, ejercerá su levirato tomándola por esposa...”. Cuando a Jesucristo le plantean una situación relacionada con esto (en Lc 20, 28) podría haberle quitado validez a ese mandato, pero no lo hace, con lo que puede entenderse que prefiere hablar de otros asuntos más importantes. De todas maneras, la iglesia católica actualmente lo da por anulado. (Conclusiones: primero, que los cristianos no sigamos al pie de la letra el antiguo testamento, y segundo, que aprendamos de Jesucristo porque en sus enseñanzas intenta centrarse siempre en lo realmente importante).

         Levítico 18, 19: “No te acercarás a una mujer durante la impureza menstrual, para descubrir su desnudez”. En Levítico 20, 18 llega incluso a legislarse cuál es la condena: “El que se acueste con mujer durante el tiempo de la regla descubriendo la desnudez de ella, ha puesto al desnudo la fuente de su flujo y ella también ha descubierto la fuente de su sangre. Ambos serán exterminados de entre su pueblo.”

De los tres ejemplos citados llego a la conclusión que es del evangelio de donde debo aprender cuál es la postura correcta respecto al sexo.

 

 

17-4-09 LOS HOMOSEXUALES

En Levítico 18, 22 dice Dios “No te acostarás con varón como con mujer: es abominación”.

Pero en ese mismo capítulo aparecen también mandamientos de tipo sexual ya superados como (versículo 19) “No te acercarás a una mujer durante la impureza menstrual, para descubrir su desnudez”. En Levítico 20, 18 llega incluso a legislarse cuál es la condena: “El que se acueste con mujer durante el tiempo de la regla descubriendo la desnudez de ella, ha puesto al desnudo  la fuente de su flujo y ella también ha descubierto la fuente de su sangre. Ambos serán exterminados de entre su pueblo.”. Sin duda, la rigurosidad de la ley que se propone en el antiguo testamento no encaja con la mansedumbre de Jesucristo, que se dejaba incluso abofetear agachando la cabeza. Aunque sea más incómodo de seguir, creo que este último Jesucristo, el que se deja humillar, encaja mejor con el modelo que yo veo en mis oraciones. Jesucristo encaja mejor en el modelo de las bienaventuranzas que en el de las prohibiciones rigurosas.

(¡Qué curioso el siguiente mandato: “El hombre que tenga los testículos aplastados o el pene mutilado no será admitido en la asamblea de Yahveh” (Deuteronomio 23, 2)).

Total, que para averiguar cuál es el punto de vista cristiano sobre la homosexualidad es mejor recurrir al propio Cristo, a su ejemplo y a su palabra.

·       Siempre intentó acercarse a los marginados e incluso excluidos de la sociedad. En su tiempo eran los leprosos y los cobradores de impuestos (a pesar de que los judíos creían en ambos casos que Dios estaba de su lado: a los leprosos se les expulsaba porque lo prescribía el antiguo testamento, y a los publicanos (recaudadores de impuestos) se les consideraba traidores porque trabajaban para Roma en lugar de para ellos, el pueblo elegido de Dios). Hoy el equivalente son los enfermos de sida y los homosexuales.

·       Con los seis mil millones de habitantes que tiene el mundo, la manera de contribuir a la perpetuación de la especie humana no está tanto en procrear más (eso era lo razonable desde hace 200 años hacia atrás) sino en distribuir mejor los recursos y cuidar el entorno. Un homosexual o un asexual puede contribuir a la perpetuación de la especie tanto o más que alguien que tenga muchos hijos.

·       Jesucristo, en las ocasiones en las que fue preguntado por temas sexuales recondujo las respuestas para centrarse en lo que realmente consideraba interesante: la problemática social de egoísmo y de aplicación de la ley buscando el propio beneficio en lugar de buscar el amor. (ver el capítulo en el que hablo del sexo). Jesús no habla nunca de la homosexualidad, por lo que deduzco que no debe ser un asunto tan importante para la fe como algunos lo están tratando. En el comportamiento de Jesús parece mucho más grave la hipocresía, el fariseísmo, el odio o la aplicación de la Ley del antiguo testamento con dureza en lugar de buscar la conciliación y el amor. Así que, desde dentro de la iglesia católica propongo, en primer lugar, dejar de ver la paja en el ojo ajeno (de los gays) demostrando con ello tener una viga en el propio (por intentar excluirlos cuando Cristo no lo hizo y es un tema en el que no está del todo claro quién actúa por amor). En segundo lugar, aplicar Lc 6, 36-37, es decir, no castigar a  nuestros hermanos en un tema en el que Cristo no habló con claridad.

 

          

 

2-5-09 ¿PUEDE UN SUICIDA IR AL CIELO?

Mi Iglesia siempre ha dicho que los suicidas no van al cielo porque cometen un asesinato en el último momento antes de morir. Por lo tanto mueren en pecado. Durante mucho tiempo incluso se ha evitado que los suicidas pudieran recibir sepultura dentro de los cementerios católicos. Esta postura de la iglesia (que, acertadamente, se ha ido superando) la veo incorrecta por muchos motivos:

- Sé de esquizofrénicos que se han suicidado porque un día se le han “cruzado los cables”. La esquizofrenia es una enfermedad como cualquier otra que nos podría afectar algún día a cualquiera de nosotros. Si Jesucristo le echó siempre que pudo una mano a los enfermos, ¿por qué la Iglesia ha estado actuando al revés en este asunto, al privarles de la posibilidad de ir al cielo (decisión que supongo que debería ser de Dios)?

- Con las depresiones ocurre lo mismo. Sin saber en primera persona lo que es una depresión profunda (especialmente de las que no tienen motivación externa razonable, sino que se deben a desequilibrios hormonales, etc), ¿quiénes somos nosotros para juzgar a un enfermo y para garantizar que no irá al cielo por haberse suicidado como consecuencia de su enfermedad?

- ¿Sabemos realmente si un suicida que se lanza al vacío no se ha arrepentido antes de llegar al suelo y ha sido escuchado por Dios?

- Dar la vida por ayudar a los demás es algo loable. El mismo Jesucristo lo hizo. Lo suyo fue un auténtico suicidio porque estando en la cruz podía haber hecho un milagro y haber bajado, pero prefirió no hacer nada por seguir vivo. Como quien ve que viene el tren y no hace nada por apartarse. Sin duda ese suicidio estaba justificado: tenía un buen motivo para dejarse matar. De la misma manera, hay suicidas que se consideran a sí mismos un estorbo para los demás y se quitan de en medio para no molestar a la gente a la que aprecian. En mi opinión, nadie molesta si está dispuesto a amar al prójimo, pero ellos no lo vieron así. ¿Qué punto de vista es el adecuado? Me parece una frivolidad meter en el mismo saco a todo tipo de suicidas, a los que se suicidan por salvar a otros (Padre Kolbe...) o a los que no sabemos lo que intentaban o pensaban en el momento de morir.

- El motivo más importante: Lc 6, 36-37       «Sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo. No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados.». No defiendo que el suicidio no sea pecado. Yo creo que, en general, lo es porque quien se suicida por lo general no se quiere a sí mismo (el mandato de Jesús era “amar al prójimo como a uno mismo”, y eso implica amarse también a uno) y también el suicidio en general es pecado porque quien se suicida renuncia a dedicar el resto de su vida a ayudar a los desfavorecidos y a extender el amor por el mundo, así que no es el amor al prójimo lo que le lleva a tomar esa decisión. Lo que pido es que seamos humildes a la hora de juzgar a los pobres suicidas y reconozcamos que sólo Dios conoce en profundidad el corazón de cada uno.

          

3-5-09 ¿LOS CRIMINALES MERECEN JUSTICIA O PERDÓN?

Jesús dice que perdonemos siempre. ¿Significa esto que no debemos enviar a los ladrones y delincuentes a la cárcel o que no deben ser castigados por sus delitos?

La finalidad de la justicia, tal como la entiende la constitución española, es preventiva:

-         El miedo a ir a la cárcel evitará que se cometan muchos delitos. El delincuente se frena por si acaso lo pillan.

-         La estancia en la cárcel puede hacer al delincuente reflexionar y evitar así que cometa más delitos en el futuro.

-         El delincuente incapaz de arrepentirse y corregirse también debe ir a la cárcel, porque mientras esté allí no puede estar cometiendo delitos fuera.

Por estos tres motivos, lo mejor para mis conciudadanos es que siga existiendo la justicia administrada por el estado. Si amamos al prójimo, si queremos lo mejor para nuestra sociedad, entonces debemos apoyar que siga funcionando la justicia. No hay en ello contradicción con el mensaje misericordioso de Jesús.

 

28-5-09 DEFENSA DE LA NATURALEZA Y LA ECOLOGÍA

Contaminar la naturaleza, propiciar la extinción de especies y destruir los recursos naturales es tomar como propios unos recursos que deberíamos compartir con el resto de la humanidad y con las generaciones futuras. Es una actitud egoísta aprovecharnos nosotros de todo lo que podamos dejando esquilmados los recursos para nuestros descendientes. Por amor al prójimo, por solidaridad con los necesitados, no les privemos del tesoro de la naturaleza que también les pertenece a ellos. Consumamos por tanto menos energías no renovables y mantengamos el entorno igual que nos gustaría a nosotros encontrarlo. La ecología sí es cristiana porque encaja con la idea básica de amor a Dios y al prójimo que Jesucristo nos transmitió. ¿Por qué cuando la gente de la calle piensa en la Iglesia católica sólo piensan en prohibiciones sexuales y en caras serias, mientras que nunca se nos relaciona con conceptos tan perfectamente cristianos como la ecología y la naturaleza?

 

4-11-07 Así es como quiero a mi mujer.

Si algún día yo cometiera un repugnante asesinato o violación y me encerraran en la cárcel, sé que muchos amigos míos irían a visitarme... el primer año. A lo mejor el segundo año aún iría alguien a verme. Creo que ya nadie de entre mis amistades se acordaría de mí y me seguiría apreciando después de tres años totalmente desconectado de sus vidas y encima considerándome culpable de los crímenes más despreciables. Sin embargo, sé que hay alguien que sí seguiría visitándome, incluso sabiéndome culpable, después de uno, de dos o de los años que pasen, mientras sigamos vivos. Se trata de mi madre, de mi padre, de mi hermano... de mi familia. Sé que mi madre no me olvidaría nunca por muy repugnante que haya sido el delito por el que estoy encarcelado y por muy fea que haya sido mi conducta.

Y me da una tranquilidad muy grande saber que hay alguien que me quiere tanto.

Ese amor tan fiable es el mayor regalo que se puede recibir.

Por eso, porque conozco ese tipo de amor a prueba de bala y sé lo bonito que es para el que lo recibe, quiero regalárselo hoy a mi mujer.

Quiero que ella reciba el amor más bonito que se puede recibir. Que sepa que me tendrá siempre, incluso cuando haya problemas, incluso cuando se porte mal, incluso si por un accidente se volviera fea y enferma. Incluso seguirá contando con mi compromiso de amor si tuviera romance extramatrimonial: siempre podría volver a mí igual que el hijo “pródigo” de la parábola sabe que puede volver con su padre incluso cuando ya lo ha perdido todo.

Espero que perciba ese amor comprometido y se sienta feliz y orgullosa de tenerlo. Creo que es un amor más grande que el pasional y fogoso que tanto abunda en el cine. Quiero que se sienta segura. Esa seguridad vale más que el amor de cualquiera de los famosos que tanto sale por la tele: se habla mucho de bodas y relaciones pero raro es el que dura más de unos pocos años. Esas famosas tendrán mucho dinero y fama pero no tienen esa sensación de seguridad afectiva, esa confianza de que tendrán un apoyo incluso en los momentos en los que realmente lo necesiten.

Yo le he regalado a mi mujer ese compromiso. ¿Y tú? ¿No te atreves a regalar eso porque te compromete demasiado? Pues que sepas que no le estás dando el máximo de felicidad ni el máximo de amor. Que ella siempre notará que le falta algo, aunque en la cama tú le des más fogosidad o le hagas mejores regalos mientras dure la pasión. Todos sabemos cómo es el amor de una madre: comprometido hasta la muerte. Y si en el matrimonio tu mujer no recibe ese amor, ese compromiso, sabrá en el fondo que no está recibiendo lo máximo, aunque no lo reconozca porque cree que nadie hoy en día respeta los compromisos, que todo el mundo cree en los divorcios y que no puede esperarse más del amor.

 

30-5-09 MISA LOS DOMINGOS, SÍ

Algunos motivos más palpables para ir con regularidad a misa:

Que sirva para sentirnos físicamente unidos, para no sentir que vamos solos en este camino.

Acude a misa para que los demás asistentes vean que no están solos, que tú también avanzas con ellos, a su lado.

Pero sé que si, aparte de la misa, no hay algo de oración diaria, antes o después se te quitarán las ganas de seguir yendo.

Y además, lo que escribí el  11-4-09 (“¿Deberían ser más participativas las misas?”)

 


 

LOS PECADOS CAPITALES

Los pecados capitales entendidos como tentaciones que te pueden llevar a hacer daño a los demás y como límites no siempre claros entre la virtud y el vicio. ¿Es la lujuria diferente a los demás pecados capitales? ¿El sexo nos arrastra y esclaviza siendo por tanto una liberación la castidad? ¿O por el contrario la jerarquía eclesiástica nos impone pesadas cargas en el terreno sexual imitando a los escribas y fariseos de la época de Jesucristo? De todo ello hablo en un artículillo un poco más largo y aburrido, que sólo recomiendo a quien disfrute escuchando opiniones diferentes a las propias.

Artículo: los  pecados capitales

Más temas a tratar próximamente:

A misa sólo va el 10% de la población. Hay que asumir que los católicos no somos mayoría en España.

Preservativo sí o no.

 

No se puede creer en un concepto y en su opuesto. No se puede servir a Dios y al dinero (Mt 6, 24). Un ejemplo (que en el fondo se puede rebatir pero que sirve para que se comprenda el tipo de incoherencias al que me refiero): se nos dice que la Virgen era una chica humilde, sencilla. Se nos dice que imitemos siempre esa humildad y sencillez. Entonces llego a un punto en el que me repugnan los millonarios que presumen de su opulencia o las señoronas que van engalanadas cargadas de lujosos collares y piedras preciosas. Entonces acudo a mi iglesia para rezarle a María y me encuentro ¡que mi Virgen se me muestra como una de esas señoronas cargadas de ropajes, de joyas y de piedras preciosas!

No me gusta. Sé que hay también muchos agnósticos a los que les repugna esa estampa de opulencia cuando lo que se intenta transmitir es lo contrario.

La explicación es que hay millones de católicos que sí prefieren ver así a la Virgen. Esa imagen les inspira en sus oraciones. Disfrutan pensando que la Virgen, modesta en su vida terrenal, ahora triunfa gloriosa, y prefieren ver esa imagen de gloria expresada mediante adornos superficiales. En mi opinión es como ponerle a un Cristo un par de pistolas.

 

 

“La iglesia no acepta las conclusiones de la ciencia por la sencilla razón de que la ciencia no ha concluido” (Chesterton)

Agradezco los comentarios por correo electrónico o mediante el formulario de más abajo. Me servirán para saber si alguien ha leído este diario, o bien los únicos visitantes han sido los “bots” rastreadores de Google: dai.alquerias @ yahoo.es

 

Free Web Hosting